martes, 5 de agosto de 2014

PARA COMPARTIR CONTIGO

" Léalo y Reflexione "                                                              Francisco Jiménez Fermín
                  UNA REFLEXIÓN QUE COMPARTO CONTIGO

El  Mandamiento del amor: Amar a Dios y al prójimo como a ti mismo, significa para todo creyente dar testimonios hacia la santidad y perfección, y digamos como San Agustín ama a Dios y haz lo que quieras, porque quien ama solo podrá hacer el bien. Pero el camino de amor al Padre eterno está sembrado de obstáculos porque al hombre le es duro renunciar a lo externo y temporal. Es tarea difícil  aun teniendo pleno conocimiento del deber, aun estando dispuesto para avanzar en la caridad por la consecución del reino celestial. ¿Cómo abandonar el prestigio, la ostentación, los títulos, la posición social, las comodidades, el dinero, las alabanzas, el confort, la buena comida, la recreación y otros ídolos para preferir con alegría y resignación la cruz que ofrece Cristo para seguirlo?. ¿Cómo dejar de ser hipócrita con Dios y consigo mismo para emprender una actividad de rectificación?. ¿Cómo abandonar la pereza, el desgano, el dejar de hacer, el importa poco, el no me interesa, para cumplir con  la ley de Dios y de su Iglesia.? ¿ Cómo justificar la falsa humildad para aparentar lo que no soy? Porqué no convencerse que la formación cristiana no termina nunca en este peregrinar por la tierra, y que cada día que pasa es mucho lo hay que aprender y mucho  lo que hay que enmendar. Propongámonos que a medida que avancemos tengamos cada vez que aprender menos y enmendar menos porque crecemos hacia perfección del alma.
            Pidamos a Dios directamente o por cualquier intercesor que nos alumbre la mente con un candil que alumbre siempre, para vivir una praxis cristiana compatible con la conversión divina a la cual somos llamados; no ha de existir comunión ocasional, dominical o diaria, frecuencia sacramental, obras de misericordia, si permanentemente pensamos mal del prójimo, si temerariamente presumimos del vecino lo que no es verdad, si propugnamos expresamente o no el fracaso de las buenas iniciativas, si murmuramos con razón o sin ella, si dudamos de la confianza que se nos brinda, si defraudamos siempre porque no nos ven o porque el sistema lo permite, olvidando que Dios lo ve todo y no lo podemos engañar. Si todo esto es así nuestro catolicismo es superficial, y nuestra conversión una felonía disfrazada, una  indignidad a la misericordia celestial.
            Soy más cristiano que tu, con frecuencia, vocifera aquel que conscientemente o por crasa ignorancia de la ley ejerce su cristianismo a su manera, quien dice ser mas católico porque no le hace mal a nadie, porque no mata o roba, es quien cultiva en su corazón el sofisma de un amor cristiano manteniendo  un divorcio entre la fe y la vida. A todo aquel que mantenga tal actitud, y para no cometer ofensa a Dios por omisión, el laico comprometido tiene que accionar las obras de misericordia espiritual de enseñar al que no sabe o corregir al que yerra. Ese personaje es quien más daño produce porque usa y abusa de la fe, irrespetan la jerarquía, desconoce los mandamientos, cumple con la misa dominical cuando les parece o cuando está de ganas, cumple con los difuntos en forma hipócrita porque no cree en la vida eterna, se confiesa en el rincón de la casa y comulga sacrílegamente, se come su propia condenación; es un verdadero abusador de la misericordia de Dios, y comete el pecado mayor al ofender al Espíritu Santo.
            Los que caminan por el camino recto, venciendo obstáculos y confiando en Dios le dan gracias por su conversión cotidiana, no miran hacia atrás por estar convencidos del apostolado que viven, con su testimonio son ejemplo digno de imitar y aceptan por siempre la voluntad y misericordia del Señor. Reflexiona amigo y corrígete.                                              
                                                                                                                             

domingo, 8 de junio de 2014

QUE FACIL ES DECIR YO CREO EN DIOS

QUE FÁCIL ES DECIRLO
         Todos los días, en cualquier parte o ambiente donde te encuentres, sea tu casa, la calle o en el trabajo, son muchas las conversaciones que estableces o en la que participas, donde además del plato del día, la política, la inseguridad, el alto costo de la vida, la escases y las colas de esta Administración, oímos o hablamos sobre el Ser Superior, el Dios creador, el Hijo Redentor y el  Espíritu Santo Santificador, quien todo lo puede y todo lo resuelve de acuerdo a su voluntad. Los creyentes, los cristianos católicos, otras denominaciones de cristianos, los no creyentes y aún los ateos, se preguntan si Dios puede o no resolver la situación, y para esto es necesario CREER en EL, lo que soslayan todos, es que creer a la manera de cada quien, no es suficiente, y por eso es muy fácil decir YO CREO y aun decir yo espero y tengo confianza porque su amor y misericordia son grandes; lo difícil es aceptar las condiciones que el mismo Cristo y su Iglesia exigen desde siempre. Ese creer, esperar y confiar en Dios está condicionado al amor que le tengamos y especialmente a cumplir con los mandamientos escritos en su ley y revelados al hombre en su Palabra de ayer, de hoy y de siempre escrita en los evangelios, predicada en el mundo y defendida por el magisterio y la jerarquía de la Iglesia.
            Decir CREO en Dios y no guardar sus mandatos es una incoherencia condenada por su ley y preceptos, que descalifica a quien así actúa. Desgraciadamente son muchos los que pueden estar envueltos en tales posiciones; todos los que buscan en las misas diarias de difuntos gracias para la salvación del alma de sus deudos y de una gran mayoría de católicos que cumplen con la Misa Dominical y parecen almas piadosas y cumplidoras en el templo y concluido el culto vuelven al mundo para regodearse con Satán e ignorar la ley.
            Que se podría hacer para que los cristianos auténticos según lo manda Cristo y no cristianos a la manera de cada quien. Empezamos en oración a pedir tal favor al Espíritu Santo, exigiendo mayor dedicación y responsabilidad a la jerarquía de la Iglesia en cuanto a Evangelización; Donde están los sacerdotes que dirigen la Diócesis y las parroquias, que hacen los diversos movimientos de apostolado para trabajar con tesón y producir los cambios necesarios del fiel cristiano. Como anda la catequesis y la organización de las parroquias; que están haciendo los Consejos Pastorales fundados o refundados bajo el ministerio de nuestro actual Obispo, porque no se reúnen y toman acciones de apostolado. Una buena parroquia que organiza y dirige bien sus actividades pudiera mantener sus templos mucho más tiempo abiertos, sin excusas por la inseguridad que tengan para permanecer cerrados; con tantos y tantos cristianos de misa dominical y de misa diaria y comunión frecuente, pueden si así lo deciden conformar comisiones de oración, vigilancia del templo y de la unidad de la Iglesia, que se acerquen cada vez más a la comunidad, y convertir la parroquia como lo pide el Papa Francisco, en dejar de ser solo administradores de sacramentos, para volcarse a las periferias en la conquista de hombres y mujeres para la nueva evangelización. Es todo esto una utopía de mi parte, o una realidad posible y alcanzable.           JUNIO 2014.
                                                                                                                     .
           


PENTECOSTES: Paz a vosotros

“Palabra de Vida”                                     Franciscanos de María


PENTECOSTES: Paz a vosotros.


(Jn 20,20): “En esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: ¡Paz a vosotros’. Y diciendo esto les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría”  

 El Espíritu Santo es un don del Señor resucitado. Un don extraordinario que va acompañado de otros dones. Uno de ellos es el de la paz. Otro es el de la alegría. Sin embargo, ni la paz ni la alegría que acompañan al Espíritu, tienen que ver con las que a menudo buscan los hombres. Para muchos, la paz es fruto de la guerra y la alegría va unida al dinero y al gasto. Para los cristianos, la paz nace del amor y de la justicia, mientras que la alegría va unida a la generosidad. La paz nace también de otra cosa: la reconciliación, el perdón. Un perdón que se recibe –del ofendido, de Dios en la confesión- y que se da; un perdón que nos abre las puertas de la santidad.

  Estas son, pues, las cuatro claves de Pentecostés: paz, alegría, perdón, santidad. Debemos pedirle al Espíritu Santo que nos regale esos dones y debemos trabajar para que, una vez otorgados, echen raíces en nosotros y fructifiquen abundantemente. ¿Qué puedo hacer yo por la paz? ¿Tengo esa alegría que poseen los que aman? ¿He perdonado o he pedido perdón? ¿Busco la santidad?. Son las cuatro preguntas que debemos responder esta semana.

Propósito: Trabajar por la paz haciendo el bien, evitando o quitando tensiones, perdonando y pidiendo perdón, ayudando a quien lo necesita. Y confesarse.  


     

LA ASCENSION DEL SEÑOR: LA MAYORIA DE EDAD

“Palabra de Vida”                                     Franciscanos de María
     
          LA ACSENSION DEL SEÑOR: La mayoría de edad.
(Mt 28,19):  “Id y haced discípulos de todos los pueblos... enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado” 
 La Ascensión del Señor al cielo supuso, sin duda, un enorme pesar para los apóstoles. Cierto que el dolor de la separación quedaba mitigado por las "presencias" de Cristo en la tierra -la Eucaristía, la Palabra, los Apóstoles, el prójimo necesitado, su presencia en medio de los discípulos-, así como por la asistencia maternal de la Virgen y por la esperanza en volverse a encontrar con él en la vida eterna.
 Pero, además del dolor, la ausencia de Cristo representaba un vacío que ahora eran ellos, los apóstoles, los discípulos, los que habían de llenar. Es como cuando muere una de esas grandes personalidades que lo han sido todo en la vida de muchos, en la empresa o en la familia; da la impresión de que, con su partida, todo se vendrá abajo, pues parece inimaginable que se pueda llenar el hueco que ha dejado tan importante personaje. Si los que le rodean piensan así, inevitablemente se producirá la crisis y la ruina. Si, en cambio, conscientes de su pequeñez pero sin acobardarse por ella, intentan imitar al gran personaje, quizá no logren las cotas que él alcanzó, pero todo irá adelante. Además, esta lucha les hará crecer, lo mismo que crecen los árboles pequeños cuando el gran árbol que les daba sombra desaparece.
 Cristo está en el cielo y nosotros en la tierra. Debemos luchar por Él y por su Reino. Con la ayuda del Espíritu Santo, de la Virgen, de los santos. Con el alimento de la Eucaristía. Es la hora de nuestra mayoría de edad. Es la hora de demostrarle al Señor que puede contar con nosotros, que hemos asimilado sus enseñanzas, que -con la ayuda de su gracia, sin la cual no podemos hacer nada- estamos dispuestos a llevar a cabo la tarea evangelizadora que nos confió.
PROPÓSITO: Cuando no sepas qué hacer ante un problema, pregúntate qué haría Cristo, cómo lo habría resuelto Cristo. Luego pídele ayuda a Él y ponte a hacerlo. 


                         

lunes, 19 de mayo de 2014

PALABRA DE VIDA DOMINGO 18-05-14

“Palabra de Vida”                                     Franciscanos de María
     
  5to DOMINGO DE PASCUA: Muchos estilos de amar al mismo Dios
(Jn 14, 1,2):  “No perdáis la calma, creed en Dios y creed también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas estancias, si no, os lo habría dicho, y me voy a prepararos sitio.”  
 “En la casa de mi Padre hay muchas estancias”. Con esta frase, el Señor, quizá, quería indicarnos que en el Cielo había moradas para muchos y que la salvación no estaba restringida a unas cuantas decenas de escogidos. Pero también nos indicaba que podían estar allí otros que no fueran de los nuestros, o sea, que la salvación estaba abierta a personas no católicas, tal y como enseña la Iglesia. En todo caso, seguro que se refería a que hay muchas formas legítimas de seguirle a Él, siempre que se viva en comunión con la Iglesia. En ocasiones, los católicos perdemos el tiempo criticando a otros católicos que pertenecen a grupos o movimientos diferentes. Algunos absolutizan hasta tal punto las peculiaridades de su espiritualidad que consideran que quienes no están en su grupo no son verdaderos y auténticos cristianos, no tienen la calidad suficiente o, al menos, pierden de alguna manera el tiempo.
 Hay diferencias que, efectivamente, no son legítimas, como aquellas que nacen de una interpretación equivocada de la palabra de Dios o la supresión de alguna norma moral. Por eso es importante aceptar el Magisterio del Papa y los obispos, que son quienes tienen el don del Espíritu para discernir. Hecha esta salvedad, y es la jerarquía de la Iglesia quien tiene el poder para discernir qué camino no es plenamente católico, a nosotros nos toca respetar el camino del otro. Y, sobre todo, nos toca respetar las legítimas diferencias que existen entre los seres humanos, sin pretender que todos sean o piensen como nosotros. Alégrate de que en la Iglesia haya caminos distintos y ama el camino del otro como si fuera el tuyo.
PROPÓSITO: Acepta al otro como es, no pretendas convertirle en una copia tuya. Respeta su derecho a ser diferente, en aquellos puntos en los que ser distinto sea legítimo.


                                                                                                        

EL APOSTOLADO EN LA VIDA ORDINARIA

“Léalo y Reflexione”                                                                 Francisco Jiménez Fermín

            APOSTOLADO EN LA VIDA ORDINARIA
Hoy en mi columna reflexiono sobre el Apostolado en la vida ordinaria, tema importante desarrollado por San José Maria Escriva en su libro: Amigos de Dios. En la religión católica, quien se haga llamar cristiano tiene que ser apóstol y su apostolado lo ejercerá en la vida, desde el momento cuando se hizo creyente e hijo de Dios por el Bautismo, hasta cuando reciba el llamado del Padre para pasar a la vida eterna. Y tenemos que hacer el apostolado porque Dios lo quiere, porque así nos lo ha mandado: “Id por todo el mundo y predicad el Evangelio” (Mc 16,15).
San José María Escriva, nos dice que para cumplir ese apostolado se puede hacer  de muchas maneras, antes que nada: con el ejemplo, viviendo de acuerdo con la voluntad de Dios, como vivió Jesucristo con su vida y sus enseñanzas; y nos advierte que la verdadera fe es aquella que no permite que las acciones o las obras que hagamos no contradigan lo que se afirma con las palabras”. Examina tu conducta personal, y mide la autenticidad de la fe de lo que crees y celebra la Iglesia. No somos verdaderamente creyentes si no nos esforzamos por realizar con nuestras acciones lo que confesamos con los labios
San José María nos recomienda: En medio del trabajo, en la casa, en la calle, con todos los problemas que se tengan, allí y solamente allí, en ese momento nuestras palabras y nuestras acciones y hasta nuestras miserias desprenderán ese  bonus odor Christi (buen olor de Cristo), que la gente apreciará para decir: “He ahí un cristiano” Y si tu admitieras la tentación de preguntarte: ¿Quién me manda a meterme en esto?, la respuesta está en la petición que el mismo Cristo te hace.”: La mies es mucha, y los obreros son pocos; rogad, pues, al dueño de la mies que envíe operarios a su mies. No concluyas cómodamente: Yo para esto no sirvo, para esto ya hay otros; esas tareas me resultan extrañas. No, para esto, no hay otros; si tu pudieras decir eso, todos podrían decir lo mismo. El ruego de Cristo se dirige a todos, a cada uno de los cristianos. Nadie está dispensado: ni por razones de edad, ni de salud, ni de ocupación. No existen excusas de ningún género. O producimos frutos de apostolado o nuestra fe será estéril.
Prosigue San José María: ¿Quién ha dispuesto que para hablar de Cristo, para difundir su doctrina, sea preciso hacer cosas raras o cosas extraordinarias? : Vive la vida ordinaria, trabaja donde estés, procura cumplir con los deberes del Estado, acabar bien la labor de tu profesión o de tu oficio, haciéndolo cada vez mejor, sé leal, comprensivo con los demás y exigente contigo mismo. Ese sería tu Apostolado.
Cristo no acepta que tu fe la tergiverses, cuando dices creo en la Iglesia pero no en sus sacerdotes, no me confieso con hombres sino a solas con Dios, poco me importa el que sufre a mi lado, el que pide o el marginado ya habrá alguien que les atienda, y tu puedes ayudar y no lo haces, no comulgo porque la hostia y el vino consagrado en la misa siguen siendo pan y vino, y no cuerpo y sangre de Cristo. En el culto me comporto a mi manera, en la política estoy con el gobierno y su partido, comulgo con sus ideas y repito todo cuanto dicen de los curas y de la Iglesia. Tu eres entonces un cristiano falso e hipócrita, un mal cristiano indigno de la misericordia de Dios.                MAYO 14.



sábado, 10 de mayo de 2014

PONCIO PILATOS DESCONOCIO LA VERDAD


“Léalo y Reflexione”                                                                 Francisco Jiménez Fermín

            EL PONCIOPILATISMO SIGUE PRESENTE

¿Y que es la verdad ?, En la historia es celebre la respuesta del Procurador Romano Poncio Pilatos a Jesucristo cuando en pretorio le interrogó; y nos extraña que tan alto funcionario del Imperio que siendo la cuna de las leyes y la justicia, se burlara de ella y de la misma condición de Estado; de su función que ha debido cumplir al impartir justicia ante una turba manipulada por minorías de judíos, que alentaban al pueblo a pedir la muerte en Cruz del imputado que le fue presentado para que dictara justicia. Y no mantuvo la decisión de inocencia que había sostenido anteriormente, sino con la mentira y con descaro se lavó las manos, para creer que no tuvo responsabilidad en la crucifixión y muerte del Señor.
La verdad por la murió Cristo para redimir al mundo y en obediencia a los designios de Dios Padre, se ha venido repitiendo en el mundo a lo largo de los siglos, y la unidad por la que luchó nuestro Redentor y la invitación para que los pueblos se arrepientan de sus faltas y se cumpliera con el amor, la fe y la esperanza prometida, está expuesta permanentemente  al la hipocresía, el poder y el placer del hedonismo que la mayoría de los gobiernos, jefes de Estado, dictadores echan por la borda para desconocer  los derechos de los hombres e irrespetar los principios humanos derivados de la verdad cristiana y de la Iglesia.
Con la canonización del Papa Beato ahora San Juan Pablo II, tenemos oficialmente en el catálogo de la Iglesia un Santo, que combatió sin miedo desde su largo pontificado al sistema socialcomunista, disuelto en Europa en 1989, sin que se disparara ninguna arma de fuego, y cual sembrado en parte de nuestra América, todos estamos en el deber de combatir en cualquier posición que se encuentre el ser. Hoy la Iglesia lucha contra el relativismo de la gente, que consiste en creer y repetir que lo mismo da una cosa que otra, y por tanto la justicia y la verdad no valen, no hay ser superior ni moral alguna que les impidan imponer criterios e irrespetar leyes para mancillar una vez  más los derechos humanos, y lo peor de todo es que quien gobierna y sus adláteres piensan que lo hacen bien y que tienen la verdad en sus manos, tal cual como lo pensara el Procurador Poncio Pilatos en su tiempo.
Este relativismo de que nada es malo y nada es bueno, que todo depende del cristal con que se mire, nos lleva a perder los principios cristianos, nuestras virtudes teologales de fe, esperanza y caridad, para lograr el placer y el poder  y el bienestar del hedonismo, que ostentan las mejores posiciones en la vida, y con lleva a que vivamos las mayorías en un Secularismo cada vez más fuerte en este siglo XXI, para no creer en Dios, para negar su existencias, y sobre todos las verdades kerigmáticas predicadas por Cristo y sus discípulos de ayer, de hoy y de siempre. Hoy te exhorto mi estimado lector a no caer el Ponciopilatismo del tiempo de la Crucifixión de Cristo, recuerda que Cristo vive, que resucitó entre los muertes y que vendrá al final de los tiempos para juzgarnos a todo por el amor que le tengamos y por nuestra obras que cumplamos.

                                                                                            MAYO 2014.   

Agradecimiento Vs sufrimiento

“Léalo y Reflexione”                                                                 Francisco Jiménez Fermín

       AGRADECIMIENTO MATA SUFRIMIENTO

Cuando la persona reflexiona ante cualquier situación que le depara la vida, debe poner en primer lugar el Agradecimiento que le debemos al Ser Superior. Dios nos ha dado el don de la vida, infundió el alma durante nuestra concepción en el vientre materno, con el bautizo somos sus hijos y nos suministra toda una serie de dones que nos permiten la alegría o la tristeza de vivir. En nuestro corto o largo caminar en la vida hemos alimentado al espíritu con los agradecimientos recibidos, y si lo pusiéramos en una especie de recipiente por ejemplo una botella, podremos observar de acuerdo con la edad que vivamos, que los mismos estarán por el cuello de aquella o casi a llenar, o si lo hubiésemos metido en una cuenta de ahorros bancaria, tendríamos suficientes recursos para tolerar y superar las dificultades que tengamos. Una persona agradecida acepta el sufrimiento y lo supera por los agradecimientos recibidos, por eso podemos decir que los mismos matan el sufrimiento, aceptamos las dificultades, aceptamos la voluntad de Dios y nuestras tristezas se transforman en alegría.
La Palabra de Vida que los Franciscanos de María ponen a tu consideración en este tercer domingo de Pascua nos recomiendan: No eches a Cristo de tu lado. Nos recuerda que Cristo nos redimió a todos de la culpa del pecado, se quedó  realmente con nosotros en la Eucaristía, y nos legó su amor y el amor reciproco, cuando dijo a sus discípulos: Donde 2 o más  estén unidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos, por eso hay que tener mucho cuidado de no echar a Jesús de nuestro lado por cualquier causa, por egoísmo, tensiones, violencia, o sobre todo cuando consideramos que Él no nos oye, no atiende nuestras suplicas, nos tiene abandonados y no superamos nuestras angustias, males, situaciones difíciles o enfermedades. Si reflexionamos y vamos a la botella de agradecimientos, o a la cuenta de los mismos que tenemos en el banco, encontraremos solución o explicación de lo que nos pasa, y aunque no sintamos la presencia de Cristo, no debemos dudar de su presencia ni de su amor.
Y en cuanto a la Salvación de nuestra alma redimida de la culpa del pecado, recordemos que no es suficiente creer, dar por establecida la existencia de Dios, sino cumplir con su Palabra y las muchas veces que en sus evangelios Jesús lo indica, quien cree en mi que cumpla mis mandamientos y preceptos, que me ame y ame al prójimo, como yo los he amado. Estas afirmaciones de Cristo no han quedado en el pasado, en el tiempo que predicó a su pueblo, sino su Palabra como lo afirma no pasarán jamás, y tiene la vigencia hasta el fin de este mundo, que como sabemos es un misterio donde nuestra razón no tiene cabida.
Ahora en pleno siglo XXI con la tarea emprendida por el actual y nuestros últimos Pontífices, ningún católico debe quedarse callado y no evangelizar, es decir llevar la Palabra de Dios en cualquier ambiente en donde viva o trabaje o simplemente estemos presentes. Ejerzamos la corrección fraterna, con humildad y sin escandalizar para lograr que cada quien cumpla con el mandato cristiano.
                                                                                    Mayo 2014.    

Palabra de Vida del 3er Domingo de pascua

“Palabra de Vida”                                     Franciscanos de María
     
 3er DOMINGO DE PASCUA: No eches de tu lado a Cristo.

(Lc 24, 14)Mientras conversaban y discutían, Jesús en persona se acercó y se puso a caminar con ellos. Pero sus ojos no eran capaces de reconocerle.”  
El Señor, según nos cuenta San Mateo no dejó sólo su presencia real ligada a la Eucaristía. También quiso quedarse con nosotros a través de otra "sustancia" singular: el amor y el amor recíproco. Efectivamente, Él ligó su presencia a la unidad entre sus discípulos: "Donde dos o más están unidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos" (Mt 18, 20). Por eso los dos discípulos que huían de Jerusalén camino de Emaús, a pesar de su cobardía y de su falta de fe, llevaban con ellos la presencia de Cristo, pues se querían y estaban unidos en el nombre del Señor. Sin embargo, no lo sabían y por eso no lo reconocían.
 También a nosotros nos puede pasar lo mismo. Es posible que no nos demos cuenta de que el Señor está en nuestro hogar y que le expulsemos de allí cuando nos enfrentamos unos a otros, cuando hay violencia o tensiones. A veces, con mucha frecuencia, eso se produce por naderías, por insignificancias, por puro egoísmo. Echamos a Jesús de nuestro lado cuando rompemos la unidad, cuando desaparece el amor recíproco. Le invitamos a que esté entre nosotros, por el contrario, cuando amamos al prójimo en nombre del Señor, como amó el Señor y por el Señor. Y el Señor amó con una motivación religiosa -por Dios- y con un amor que incluía el perdón y la generosidad.
 También podemos echar de nuestro lado a Cristo, o al menos no darnos cuenta de su presencia y por lo tanto no valorarla, cuando consideramos que Él nos ha abandonado por el hecho de estar pasando dificultades. Aunque no sintamos a Cristo, no debemos dudar ni de su presencia ni de su amor.
Propósito: Analiza tus relaciones comunitarias (familia, amigos, trabajo...), para ver si te estás comportando de modo que el Señor esté presente, para ver si hay unidad.             




Atraeré a todos hacia mi

“Palabra de Vida”                                     Franciscanos de María
     
 
 DOMINGO DE RAMOS:  Atraeré todos hacia mi    

   (Mt 27, 45-46): “Desde el mediodía hasta la media tarde vinieron tinieblas sobre toda aquella región. A media tarde, Jesús gritó: ‘Elí, Elí, lamá sabactaní’ (Es decir: ‘Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”  
 El domingo de Ramos abre la puerta a la Semana Santa. Por lo tanto, deberemos tener presente todos los acontecimientos que se celebran en esos siete días para fijarnos en lo que nos enseñan y en cómo hemos de comportarnos a su luz. De hecho, la lectura de la pasión que se hace en este día nos da la oportunidad de ver de una sola vez el drama íntegro de la Pasión.
La muerte del Señor, especialmente, se convierte en un reclamo para nuestra atención. Cristo está en la Cruz, muriendo en medio de la tortura, siendo inocente. Ha aceptado voluntariamente ocupar ese lugar y lo ha hecho no por que le guste el dolor, sino porque tiene que cumplir una misión y sabe que, para ello, debe cruzar esa puerta, la puerta del sufrimiento, la puerta de la cruz. Su misión es la salvación, pero la lleva a cabo no sólo derramando su sangre redentora para perdonarnos los pecados, sino también haciéndose uno con nosotros, compartiendo con nosotros nuestra suerte, incluido el sufrimiento físico, el abandono, la injusticia.
 El objetivo de Cristo se logra plenamente cuando nosotros nos sentimos interpelados por él, por su amor, por su cruz. Si su amor nos conmueve, nos convierte, entonces su sacrificio ha servido para algo. Si permanecemos impasibles ante él, le habremos hecho inútil o al menos no plenamente útil. Dejémonos seducir por Cristo, dejémonos atraer por él, dejémonos salvar. Déjale a Dios que haga de Dios y que te salve.
Propósito: Medita sobre el amor de Cristo manifestado en la cruz. Date cuenta de lo que él ha hecho por ti. Agradéceselo y acércate a Él para que su sacrificio no sea en vano.



lunes, 7 de abril de 2014

LA IGLESIA TAMBIEN PROTESTA

LA IGLESIA TAMBIEN PROTESTA
           
La Iglesia, la Institución de mayor confianza y credibilidad, se une al llamado que hace el País y el mundo para que la paz y el dialogo se impongan, para que el gobierno entienda que a los venezolanos le sobran razones para protestar a esta Administración que mantiene a Venezuela en ascuas, angustia permanente y desesperación, por lo que  todo el pueblo aplaude y apoya la intervención de las autoridades del Episcopado Venezolano que la semana pasado en un comunicado expresan: EL EPISCOPADO RECHAZA REPRESION, TORTURA Y PERSECUCIÓN JUDICIAL. Dice el comunicado que “El Gobierno se equivoca al querer resolver la crisis por la fuerza”. Los Obispos de este País denuncian la criminalización de la protesta, la negación de los derechos humanos a los manifestantes y la persecución de Alcaldes y Diputados; además exigen desarmar a los grupos civiles que actúan bajo la mirada indiferente de las fuerzas del orden público. Afirman: la represión no es el camino, con ella no han podido evitar las protestas ni dar respuesta al descontento, y señalan que la causa fundamental de la crisis que actualmente padecemos es la pretensión del Partido Oficial y las Autoridades de la República de implementar el llamado “Plan de la Patria” detrás del cual se esconde la promoción de un sistema de gobierno de corte totalitario, que pone en duda su perfil democrático.
No esperábamos que en este tiempo de penitencia, sacrificios y limosnas lo celebraríamos dentro de la crisis política, económica y social en que vive el País que ha provocado un estado de violencias e incomprensiones que mantiene los odios y rencores, que produce daños y males de lado y lado, pero sobre todo el gobierno, que divide cada vez más al pueblo, que exacerban los espíritu, que alejan la paz y que el preciado dialogo entre las partes  no se consigue. Ante tal situación los creyentes continuaremos nuestra labor cristiana y echamos manos al instrumento de la gracia de la Oración que Dios nos brinda para rezar con humildad, confianza y perseverancia para que nuestro País más temprano que tarde tenga la mejor solución que una al pueblo, que devuelva la alegría entre la gente para compartir y sobre todo para pedir que la fe de Cristo vuelva a todos y las autoridades Diocesanas están en el deber de darle la mayor publicidad y cobertura,  en templos y parroquias, al comunicado de la alta jerarquía de la Conferencia Episcopal Venezolana
Señor Dios te pedimos que los grupos opuestos, que las dos Venezuelas  que se han conformados en los últimos años, oigan el ruego del colectivo nacional, para atemperar los espíritus, para aceptar los mucho que nos une, que se venzan las diferencias que nos separan, que cesen las acciones beligerantes, que se permita lo que la Constitución Venezolana establece, que se respeten por parte y parte lo que establecen las leyes, que haya verdadera independencia de los poderes, que la persecución contra estudiantes cese, que los francos tiradores sean controlados, que se desarmen los cuerpos paralelos de la Administración. Y Estemos atentos si hay represalias contra la Iglesia.                                                                        ABRIL 2014,

                                                                                    

miércoles, 29 de enero de 2014

PALABRA DE VIDA 26-01-14

DOMINGO III: Ser fieles en lo poco para serlo en lo mucho

(Mt 4,19):  “Les dijo: ‘Venid y seguidme y os haré pescadores de hombres’. Inmediatamente dejaron las redes y le siguieron”.  
 El relato de la vocación de los primeros apóstoles nos invita a meditar sobre nuestra propia vocación, sobre la forma concreta en que debemos seguir al Señor. Unos están o estarán llamados al matrimonio. Otros a la consagración religiosa. Otros al sacerdocio. Todos a ser discípulos de Cristo y a intentar ser santos. Sin embargo, el planteamiento vocacional resulta inútil –incluso cuando teóricamente se produce- si no se está preparado para asumir las consecuencias que de ese planteamiento se deriven. De poco sirve preguntarle al Señor, como hizo San Francisco: “¿Qué quieres que haga?, si luego no se está en condiciones de llevar a la práctica lo que el Señor te pide. De hecho, con frecuencia, para no sentirse agobiado por lo que el Señor solicita de uno mismo, se termina por auto-convencerse de que eso no lo está pidiendo el Señor. 
  Ser fieles en lo poco es prepararse, entrenarse, para escuchar la voz de Dios, pida éste lo que pida. Y no sólo hay que verlo en el campo vocacional. También es importante en otros ámbitos; por ejemplo, en lo concerniente al dolor, a la enfermedad, al sufrimiento. Con frecuencia tus problemas te parecen gigantescos, hasta que surgen problemas mayores que los relativizan. Si no has aprendido a soportar pequeñas pruebas, sucumbirás ante las grandes.

Propósito: Entrenarse ante las dificultades, pensando que no son nada comparadas con otras. Preguntarle al Señor qué quiere que hagamos y hacer lo que  Él nos pida.



PALABRA DE VIDA 19-01-14

PALABRA DE VIDA: CONTRA EL PECADO

DOMINGO II: Contra el pecado

(Jn 1,29): “Este es el cordero de Dios, que quita el pecado del mundo”
 Juan Bautista presenta a Jesús con un título y una misión que han servido después para identificar a Cristo a lo largo de los siglos. Le llama “cordero de Dios”, con todas las alusiones que lleva consigo ese apelativo y que anuncian ya, mucho antes del Viernes Santo, cuál será el final del Maestro. Y dice de Él que ha venido “a quitar el pecado del mundo”.
         La definición de Juan no conviene olvidarla. No conviene perder de vista algo que lentamente tendemos a oscurecer: que Cristo es el salvador, el redentor, el libertador de la humanidad. Y que esa liberación se ha hecho mediante la lucha contra el pecado.
         Hay un pecado que podríamos llamar estructural, social, que tiene terribles consecuencias sobre multitudes. Pocas veces podemos hacer algo contra este pecado, pues casi todos nosotros somos demasiado pequeños. Hay otro pecado que nos cae más a mano y es el nuestro; contra ése sí podemos luchar. Y resulta que este pecado fastidia enormemente a los que nos rodean, haciéndoles con frecuencia la vida difícil e incluso imposible
         Dejemos a Jesús que quite el pecado del mundo –el estructural y el personal-. Colaboremos con él luchando contra ambos pecados, con todas nuestras fuerzas. Por el bien nuestro y el del prójimo.
PROPÓSITO: Colaborar para que desaparezcan las injusticias sociales y la violencia, al menos con la oración. Quitar nuestros pecados con la confesión



PALABRA DE VIDA 05-01-14

EPIFANIA: ADORAR A DIOS

EPIFANIA DEL SEÑOR: Adorar solo a Dios

(Mt 2, 2) “Hemos visto su Estrella en el Oriente y hemos venido a adorar al Señor y se pusieron en camino.”  

De la visión mesiánica del Profeta Isaías, la cual alcanzó pleno cumplimiento, el Evangelista Mateo da testimonio al presentar a los tres personajes paganos que vinieron de oriente, que la tradición les conoce como magos, sacerdotes o doctores. La fiesta de hoy que celebramos el 5 de enero y no el 6 como se hacia anteriormente, se hace por disposición de nuestra Conferencia Episcopal en sintonía con lo establecido por el Vaticano, y la misma nos obliga todos los cristianos a ser discípulos de Jesús y anunciadores de La Buena Noticia como lo anunciaron los Ángeles a los Pastores: “Les ha nacido en Belén de Judá un Salvador,” Es propicia la ocasión para despertar en nosotros la conciencia misionera. Los miembros de la Iglesia imitemos a los Pastores adoradores, a los Magos profanos de oriente que lo adoran le hacen regalos ,le reconocen su Realeza, su Divinidad y su Humanidad al ofrecerle Oro, incienso y mirra Que imitemos a los Apóstoles de Cristo, a los Padres de la Iglesia primitiva, a nuestra Iglesia Católico y al Santo Padre El Papa Francisco siguiendo sus exhortaciones que nos está trasmitiendo en su Pontificado, quien nos dice que Cristo tocó la puerta de nuestros corazones, lo dejamos entrar y ahora nos invita a salir al mundo para conquistar y llevar al redil a tantas y tantas ovejas descarriadas. Llevemos su mensaje a tanta gente que no conoce a Cristo y a tanta gente que hoy lo tienen olvidado por el relativismo en que vivimos.
PROPÓSITO:  En todos los ambientes donde me encuentre, no dejemos de manifestar nuestra fe, y no nos conformemos con cumplir con el mínimo de los esfuerzos, sino demos los máximos.

                                                                                                           

JOSE EN LA SAGRADA FAMILIA

SAN JOSE PADRE ADOPTIVO DE JESÚS

El Padre Dios, creador de todo, visible e invisible, llegada la plenitud de los tiempos decidió que su Hijo Jesucristo se engendrara en el vientre de una mujer, joven judía, santa y cumplidora de la ley por obra y gracia de Su Espíritu Santo. María fue escogida desde siempre para ser madre del verbo divino suministrando al mismo la esencia de la humanidad de su ser, y convertirse en Madre de Dios y Madre nuestra. De la misma forma desde siempre fue seleccionado un justo y casto varón de la estirpe del Rey David para convertirse en el padre adoptivo de Jesús. Se convierte por disposición del mismo Dios en el patriarca de la sagrada familia, y allí comienza lo trascendente de su acción, por ello antes que naciera el niño comenzó la defensa de vida, cuando inspirado por Espíritu Santo acoge en su seno a María, cuando se le comunicó que el fruto concebido en su vientre era fruto del Espíritu Santo, y de esta forma evitó una supuesta lapidación de María, que según la tradición del pueblo judío ya estaba casada con él, y se la llevó a su casa, de suceder lo contrario el pueblo viera visto a una doncella embarazada  sin  estar aún viviendo junto a su esposo. Y más tarde vuelve José a defender a su familia, a María y al Hijo, cuando advertido por el Angel huye a Egipto para protegerse de la amenaza de muerte proclama por el Rey Herodes. Agotada esta situación por la muerte de Herodes, se establece con su familia en Nazaret, donde crece en sabiduría y santidad, habiéndose realizado el rito mosaico de la circuncisión, la presentación del niño en el templo y la profecía del viejo Simeón y habiendo cumplido Jesús los 12 años cumple con la tradición de la pascua judía y Jesús perdido y hallado en el templo al tercer día en oración con los ancianos.
En la vida oculta de la Sagrada familia, vivieron en paz, cumpliendo con Dios y ley de Moisés, creciendo en gracia y sabiduría, y tanto María como José, humildemente aceptando sus roles de Madre del Creador y madre nuestra y  como Padre putativo y ductor de esta sagrada familia de Nazaret.
En las Escrituras no hay más datos de la presencia de José, y se supone que tuvo su santa muerte  en los brazos de María y Jesús. Cumplida la Misión de Jesucristo, su pasión, muerte y resurrección y ascensión de los cielos, y habiendo fundado su Santa Iglesia, universal única y apostólica, para la expansión del Reino y la defensa de la mismo. Tuvo la Institución que luchar en el primer milenio sobre las diferentes herejías que pretendieron tergiversar los designios de nuestro Dios hasta obtener definitivamente el triunfo
                                                                      28 de Enero 2014   JOSÉ PADRE ADOPTIVO DE JESÚS

LA VIDA PARA CON DIOS

LS VIDA PARA CON DIOS
LA VIDA PARA CON DIOS
LA VIDA PARA CON DIOS COMO AFIRMA  EL SANTO CHILENO


El nobel Santo Chileno San Alberto Hurtado dijo: “La Vida se nos da para buscar a Dios. La muerte para encontrarlo y la eternidad para poseerlo” Reflexionemos sobre estas exhortaciones: Si nos hacemos Hijos de Dios mediante el Sacramento del Bautismo tenemos por tanto el compromiso de buscar a Dios a fin de obtener las promesas de la Salvación del alma. La Salvación conlleva para el cristiano el deber de amarle y amar al prójimo como lo establece Cristo, su Doctrina y su Iglesia. En nuestro peregrinar por la tierra en la corta o larga vida que se nos regala, si la búsqueda de Dios ha sido afortunada, nos permitirá mantenernos a su lado, por la recta y real vía que nos conduce al cielo al final de la existencia. La Seguridad y la perseverancia de tal búsqueda tiene que enriquecerse con la fe, la esperanza y el amor, el cumplimiento de nuestros deberes religiosos, la frecuencia de los sacramentos en especial la Penitencia y la Eucaristía, que conformarán en el ser humano una coraza  contra el primer enemigo: el Pecado, que es la ofensa grave o leve, por acciones, obras, pensamiento y omisiones. Como humanos somos pecadores y sabemos que la vida de gracia es difícil y no tenemos dudas que cada vez con mayor frecuencia nos presiona y nos hace presa de la concupiscencia; pidamos perdón y ayuda al Dios que buscamos y estaremos seguros que su Espíritu de amor, nos recibirá en su regazo por su divina misericordia, e impartirá en nosotros la gracia suficiente, la fortaleza necesaria y confianza para recuperarnos y continuar nuestro itinerario.
Cuando después de haber vivido en  el Reino de Dios en la tierra y tengamos que rendir cuentas ante el llamado de Dios, nos iremos al Padre con gusto, arrepentidos y satisfechos de nuestra labor de apostolado, entonces con la muerte encontramos a Cristo para seguir adorándole, alabándolo y sirviéndole por el tiempo que el misma Dios disponga, directamente desde el Cielo o desde su antesala en el Purgatorio donde se limpiarán nuestra penas temporales, y al final la eternidad del Cielo, para ver cara a cara a la Santísima Trinidad, Dios Trino, para vivir con gozo y alegría permanente esta fase maravillosa de la Salvación del alma.
Sobre esta Salvación, la cual es más factible en la religión católica que en cualquier otro credo cristiano conocido, y quienes sin conocer a Cristo, hacen las cosas con amor, son dignos también de poseer a Dios en la eternidad.
El Santo Padre Francisco, Obispo de Roma y Vicario de Cristo en la tierra, mantiene desde su elección el pasado 13 de marzo del año pasado una catequesis profunda y extensa en su diversas ocasiones que tiene en sus Misas Diarias,  en las concentraciones en la Plaza San Pedro de los miércoles, y solemnidades litúrgicas, en el rezo del Ángelus de todos los días, en sus visitas pastorales dentro y fuera de Italia, en sus exhortaciones y en sus Encíclicas y en el contacto permanente con el pueblo de Dios, y recomienda a los cristianos que estemos alegres, que hagamos evangelización en forma permanente y en todos los ambientes donde vivamos y trabajemos, que es necesario darle a Cristo y a su Iglesia los máximos esfuerzos, y que el clero cristiano se vuelque a las calles y a las periferias para llevar al redil a la multitud de ovejas descarriadas.. Acojamos sus consejos y recomendaciones, y llevando a Cristo en nuestros corazones, invitémosle  a salir con nosotros para lograr en corto plazo la evangelización total del pueblo de Dios.

                                                                                                   ENERO 2014    

EPIFANIA, Manifestacion de Dios

EPIFANIA: Manifestación de Dios
        
Para mis lectores, pido a Dios Totopoderoso, Creador de todo lo creado visible e invisible, que este año 2014 sea de felicidades y fortaleza para aceptar sus designios, y que esta columna semanal, les oriente en la fe y les comprometa a cumplir con sus mandatos.
Hoy quiero conversar sobre Solemnidad en la Iglesia Católica de la EPIFANIA del Señor Jesús, que celebramos por muchos años el 6 de enero días de Reyes y que en la actualidad se ha dispuesto en nuestra Iglesia que la misma se celebre el domingo anterior a su fecha, por lo tanto lo hacemos este domingo 5 de Enero del 2014.
LA EPIFANIA MANIFESTACION DE DIOS

La Epifanía significa manifestación por medio de la cual Jesús se da a conocer como El Salvador prometido a su pueblo por el Padre Dios, y aunque lo hizo en diferentes momentos y ante distintas persona, la Iglesia Católica celebra tres eventos principales:
1º- Su Epifanía ante los Reyes Magos (Mt 2, 1-12)- 2º.- Su Epifanía a San Juan Bautista en el Rio Jordán en ocasión de su Bautismo con agua. y 3º Su Epifanía a sus primeros discípulos, que marca el comienzo de su vida pública, en ocasión de la transformación del agua en vino en las Bodas de Caná y ante la intercesión de su madre María. También hubo otras muchas revelaciones de Jesús en los 3 años de predica a su pueblo con distintos y portentosos milagros, además en la ocasión de su Transfiguración en el Monte Tabor ante Pedro, Juan y Santiago, o en el contacto con la Samaritana en el pozo de Jacob, cuando le hizo a ella la confesión de que era el Mesías.
Esta solemnidad que se inició en la Iglesia de Oriente, y posteriormente paso a la Iglesia Romana, donde se celebra la fiesta de la celebración de la Revelación de Jesús al mundo pagano o de los gentiles, y la cual gira en torno a la adoración a la que fue objeto el niño Jesús por parte de los tres Reyes magos, como símbolo del reconocimiento del mundo pagano de que Cristo es el Salvador de toda la humanidad. Del pasaje Bíblico de Mateo sabemos que eran magos, que vinieron de los pueblos lejanos de Oriente, se postraron ante el niño guiados por su estrella que se detuvo en la casa donde se encontraba el niño en Belén, junto a María y José, lo adoraron y como regalos trajeron Oro, Incienso y Mirra; la tradición los menciona como los tres reyes magos Melchor, Gaspar y Baltazar, y de allí recordamos que hacer regalos a los niños con motivo a esta solemnidad corresponde a la conmemoración de la generosidad que estos magos tuvieron al reconocer a Jesús como el Sr Dios.
Se ha especulado muchos sobre esta solemnidad, que si fueron magos, astrólogos, maestros, sacerdotes, hombres de ciencia etc. Que si la estrella que los guiaron obedecen a fenómenos de astrología, pero lo importante es la verdad histórica, el hecho real ocurrido, tal como lo revela Mateo en su evangelio: “Nacido Jesús en Belén de Judea  en tiempos del Rey Herodes, ocurrió que unos magos de Oriente llegaron a Jerusalén preguntando: ¿Dónde está el Rey de los Judíos que ha nacido? Pues hemos visto a su estrella en Oriente y hemos venido a adorarlo, abrieron sus cofres y le ofrecieron Oro, incienso y mirra. Mateo con su relato nos habla ya de la universalidad del Cristianismo: La Misión Salvadora de Jesús rebasa los límites de Israel y abraza a todos los hombres.
                                                      
  Porlamar 5 de

VAMOS A CONVERSAR

CONVERSEMOS PARA SALVARNOS
        
Amigos lectores y amigos que se enteran a través de terceros, de estas reflexiones, hoy me dispongo conversar con ustedes y créanme que esto es una necesidad espiritual que he de cumplir. Mi primera inquietud es sobre el CREDO con el cual profesamos que creemos en Dios, Todopoderoso, que  está en todo y en todos, que su amor y su misericordia son permanentes, pero también que es un Dios justo, entonces pregúntale Señor que debo hacer para ganar la vida eterna que nos promete, pide ayuda a su Espíritu para que nos mantengamos en el Camino recto y el lugar adecuado. Creer en la vida eterna, la vida del más allá, ha de ser una actitud sincera y constante mientras estemos vivos. La Vida del más allá, es la vida del alma una vez que   ocurra la muerte, estamos comprometidos con Dios y con nosotros mismos para alcanzarla; es la vida del cielo, la vida frente a Dios a sus Santos y sus Ángeles en lo que se conoce como el Paraíso, describir tanta belleza, tanto bienestar, tanta pureza no es fácil, pero esto y mucho mas es una promesa de Cristo el Hijo de Dios vivo.

En el grupo donde conversamos siempre hay dudas, y estas tienen que desaparecer de nuestras mentes, no hay persona alguna que no haya dicho Dios mío ayúdame, Dios mío sálvame, y les pregunto ¿Ayúdame y sálvame de que? Por supuesto que del mal, del maligno cuya disposición permanente es que el alma vaya al fuego eterno, inextinguible del infierno, como lo atestigua en muchos pasajes las Sagradas Escrituras. Y en ese grupo a pesar de las dudas, muchos son hipócritas con dobles caras, pues son muchos de ellos que van a los rezos de los muertos, a los rosarios que se le dedica a las almas para obtener la purificación de sus faltas, que siempre son necesarias mientras se purgue la pena temporal, pero que de nada sirven para las almas que tiene el castigo eterno que se ganaron en la vida. Y más aún mis queridos hermanos que me leen, cuando asisten a las Misas o cultos de los difuntos, y se dan efusivamente abrazos de paz y de dolor, implorando al Dios Todopoderoso, a María Santísima, a los santos y ángeles intercesión para la salvación del alma del ser querido que ha muerto, y que está en la antesala de la puerta del cielo por la misericordia divina. Entones amigo mío, aprovecha en este tiempo de adviento cuando tu Iglesia te invita a preparar tu espíritu, para recibir al niño-Dios, para hacer un discernimiento para siempre. Si yo he pedido ayuda, si creo en Dios, en la vida del más allá, debo procurar en esta vida hacer el mejor y mayor negocio de nuestro peregrinar en la tierra SALVAR TU PROPIA ALMA.                                                                  Dic 2013  

sábado, 9 de noviembre de 2013

GLORIA A DIOS EN EL CIELO Y AÑO DE LA FE

" Léalo y Reflexione "                                                                     Francisco Jiménez Fermín
GLORIA A DIOS EN EL CIELO
        
            Y en la tierra paz a los hombres QUE AMA EL SEÑOR. Dios Padre, Creador del cielo y la tierra, de todo lo visible e invisible; Dios Hijo Jesucristo Redentor del mundo, Dios Espíritu Santo Santificador, en el misterio de la Santísima Trinidad, un solo Dios en tres personas distintas con la misma naturaleza, que ha creado al hombre a su imagen y semejanza, ama a cada hombre como su criatura con amor misericordioso y gratuito. Con un amor que no merecemos y que recibimos, aún siendo herederos del pecado original de la desobediencia y soberbia de nuestros primeros Padres Adán y Eva, quienes desafiaron a Dios y siguiendo a Satanás quisieron ser dioses; por lo tanto en el mundo después que el Hijo de Dios y Redentor de todos, por el derramamiento de su sangre en el sacrificio de la Cruz, con su pasión, muerte, resurrección y ascensión a los cielos, nos perdona y con su amor misericordioso se nos promete la vida eterna  por la fe y las obras realizadas. En general todos los hombres del mundo estamos llamados a la santidad, a ser santo como el Padre es santo, y somos amados por el Señor, pecadores y no pecadores, porque Dios en su gloria nos ama a todos, de tal modo que cada domingo en el canto del Gloria a Dios, no se ha de decir paz en la tierra a los hombres que aman al Señor, porque no es verdad, todos los hombres en el mundo, por razones diversas no aman al Señor, en cambio Dios sigue amando a todos y le ofrece la salvación de su alma para la vida eterna.  
            Sin embargo, por desconsideración, desagradecimiento, desconocimiento del amor de Dios, y muchas veces por abuso del mismo, muchos llegan a decir: Si Dios es amor y promete la salvación del alma, es innecesario entonces amarle; esta es una posición soberbia para aquel a quien todos debemos; no es conveniente para nadie tales desplantes y plazos para dejar de amar a Dios, y dicen tiempo habrá de sobra par tal cosa, desconociendo que la vida no nos pertenece, sino que la misma pertenece al Creador, quien podrá hacer su voluntad y no la voluntad del pecador. Tampoco es admisible ser tan hipócrita con el amor que Cristo, nuestro Redentor, nos ofrece, cuando anteponemos a su amor los dioses que encontramos en nuestro peregrinar por la tierra, como son el dinero, el poder, la comodidad. El sexo, los bienes materiales, o porque estamos inmersos en las vanidades de la vida, la tibieza, la desidia y la pereza.
            Estamos en la Iglesia celebrando hasta este mes de noviembre el AÑO DE LA FE, decretado por el Papa Emérito Benedicto XVI, y quienes hemos leído el documento la Porta Fidei,  sabemos de las recomendaciones y la razones que obligaron al vaticano para cumplir la tarea, como fue la certeza de que la fe de los creyentes recibida como un don en el Sacramento del Bautismo, ha disminuido, se ha impuesto en el mundo el relativismo en la vida, y da igual creer o no creer, se ha perdido el temor a Dios y el mundo se arropa en el Secularismo de avanzada, donde a las personas viven de espaldas a Dios, como si este no existiera.

            Esperamos que la jerarquía de la Diócesis de Margarita en su retiro espiritual de esta semana hayan orado y reflexionado mucho, y que se implante entre nosotros  una fe renovada, que reciba el alimento de Cristo.Eucaristía y concluyamos en el año de la fe con grandes asambleas parroquiales y diocesanas, que se impartan directrices en el sentido de lograr los objetivos del año de la fe. Los laicos comprometidos de Margarita y Coche, le deseamos a nuestra jerarquía todo los bienes y oramos por ellos.           NOV 2013.                                                                                                                                                      

LA EVANGELIZACION

" Léalo y Reflexione "                                                                     Francisco Jiménez Fermín
EVANGELICEMOS
        
Muchos son los que piensan que la tarea de evangelizar solo le corresponde a los hombres y mujeres consagrados a Dios: sacerdotes y religiosos, y por lo tanto esto no es materia que le competa, además dicen que no están preparados para realizar este tipo de actividad; lo cierto es que tal actitud por parte de la persona es totalmente equivocada, ya que el llamado a llevar la Palabra de Dios al mundo donde vivimos es un mandato de Cristo y por tanto todos estamos involucrados en esta misión, por otra parte no se necesita tener una preparación especial para cumplirla, habida cuenta que la única forma de hacerlo es con el testimonio de cada quien.
            Los testimonios de un cristiano bautizado o de cualquier creyente para llevar la palabra o la enseñanza de los evangelios al mundo, son muy diversos y no habrá nadie que no disponga de capacidad y habilidad para hacerlo. Si eres un intelectual, un profesional, empresario, hombre público, de letras y cultura, de las ciencias, tendrás mayores facilidades de cumplir la tarea. Si tu educación es menor, eres asalariado, empleado, obrero o campesino dispondrás también de facilidades. Y esto lo decimos porque la primera y mejor manera de dar ese testimonio es con el ejemplo de buen ciudadano, de buen cristiano. Un obrero que cumple con su trabajo y su horario evangeliza, un barrendero que hace su labor diaria de barrer las calles, evangeliza cuando es diligente y cumplidor, una ama de casa que hace de buenas ganas las tareas del hogar también evangeliza, como el Padre de familia que lleva el sustenta para la alimentación de su familia también evangeliza. Además todas las personas con su buenas obras, las cuales lo benefician y benefician al prójimo también cumplen con la enseñanzas de Cristo. El Ministro del altar que no solo administra sacramentos y predica, también evangeliza cuando además trata bien a su feligresía, y cumple con tareas mínimas en su despacho parroquial. Y Evangelizan todos los que están enrolados en las misiones de la Iglesia, en los movimientos de apostolado seglar y los puestos de mayor responsabilidad en la jerarquía eclesiástica. No se necesita ser un letrado en teología,  para hacer la evangelización, es cierto que los líderes de la palabra, los teólogos,  catequistas, diáconos son necesarios, pero no son suficientes, por ello el mandato de Cristo de ir por el mundo y evangelizar es una tarea para todos.
            Mi querido lector no se cobije con la falsa humildad de decir que Ud no tiene pasta de predicador, esto es un don que Ud no tiene, pero múltiples dones nos da el Espíritu de Dios, para cumplir la tarea y especialmente en este año de la  fe y de la evangelización decretado por la Iglesia Católica; no diga que no, ni ponga más excusas. En cualquier contacto personal o con grupos, reuniones, asambleas en la calle, en el trabajo y en cualquier lugar donde te encuentres no pierdas la oportunidad de Alabar a Dios, de manifestar tu agradecimiento al Señor y esto también es una forma de evangelizar. Que el respeto humano, lo que comúnmente llamamos pena, no sea obstáculo no solo para llevar la palabra de Dios, sino además para defenderla, tanto a ella como a la Iglesia, por ello nunca te quedarás callado, salirse de la conversación escandalosa y calumniosa contra nuestra religión, es también una forma digna y adecuado de evangelizar; retírate de ese círculo satánico y pídela a Dios luz para los que le ofenden a él y a su Iglesia.

            Satisfecho me sentiré, si esta reflexión pueda ser meditada por cada lector y que éste sea agente multiplicador, para que los que evangelizan en este mundo deje de ser un grupito para constituir grandes mayorías en el mundo. Amén               OCT 2013.                                                                                                                                                                            

SEGUIMOS ESPERANDO

" Léalo y Reflexione "                                                                     Francisco Jiménez Fermín
ESTAMOS ESPERANDO
(¿Cuando cumplirán las Parroquias las exigencias del Papa?)
        
Estaríamos permanentemente agradecidos de Dios porque el Ministro Diocesano y los párrocos, que aman a Dios con todo su corazón, alma y fuerzas y al prójimo como a si mismo cumplirán las expectativas Pontificias. Dentro de las prioridades está su formación y la de sus feligreses, para tener una Organización de punta, con los Consejos Pastorales, con  los movimientos pastorales que hagan posible no solo administrar sacramentos, sino tener una apertura hacia la calle. La jerarquía de la Iglesia para ponerse a tono con las planes que propone el Papa Francisco para la Nueva Evangelización, además de organizarse y disponer de un programa de administración de curias y parroquias, como el Office Eclesial propuesto por el Celam de la Escuela Ntra. Sra. de Guadalupe, y sobre el cual este columnista está entrenado, deberá avocarse a un gran programa de motivación diocesana, de tal manera que no haya parroquia, capilla auxiliar, movimiento seglar, institución religiosa, para estudiar en detalle lo que el Papa Francisco en sus muchas intervenciones, desde su Asunción al Pontificio  el 13 de marzo de este año, viene recomendando y repitiendo hasta el cansancio a creyentes y no creyentes de nuestra Iglesia católica.
Nuestro obispado hizo algunos avances, que permitió a los párrocos tener sus Consejos Pastorales y económicos, y me pregunto como están, han trabajado todos los días o se han convertido en una entelequia que para poco sirven. Esta motivación general en toda la Diócesis que celebre Asambleas sectoriales, que culminen en una gran concentración que llenen todo el aforo del Gimnasio cubierto de la Asunción, para que en esta jornada de oración, de unidad y de trabajo, tratemos de producir un programa de avanzada que permita llevar a la Iglesia que somos todos hacia el pueblo, a realizar como lo apunta el Papa sus recomendaciones como establecer una teología de inclusión, que permita recuperar a todos aquellos que se han marginado de la iglesia, a pedir no solo la unidad de los católicos sino la unidad de los Cristianos en Margarita y Coche.
            El párroco con su consejo pastoral parroquial y los movimientos seglares de apostolado se volcarán a la calle con un plan bien conformado que abarque toda la extensión del ámbito parroquial. Tratará de mantener el templo abierto el mayor tiempo que la circunstancias lo permitan y se cumplirá todos los días con el despacho parroquial. Rogará mucho solo y junto con la comunidad para tener más tiempo para la adoración del Señor en las Exposiciones del Sacramento en el altar. Se avocará a resolver  los problemas parroquiales de los más necesitados, marginados  y pobres en general;  luchará contra los flagelos de la drogadicción, del alcohol y la violencia, y aportará su colaboración para que se cumpla en la parroquia, el Estado y el País los principios fundamentales de la Doctrina Social de la Iglesia. Participemos con el párroco usando la tecnología moderna en la evangelización decretada en este año por La Sede Vaticana, vamos a usar los celulares que tenemos, las redes sociales facebook y twitter, y los mails para una comunicación frecuente, sin desligarnos de los grandes medios de comunicación escritos, radiales y televisivos que tengamos a nuestra disposición.
            Si alguien cree que es mucho trabajo, les diré que si hay organización y decisión, y sobre todo oración para pedir a Dios Nuestro Señor y a María Santísima que nos otorgue la voluntad suficiente para superar dificultades.  Que Dios nos dé siempre Párrocos de esta clase, siempre dispuestos.                                                                     
HASTA CUANDO ESPERAR:  Los medio de comunicación en el mundo han promovido al Papa Francisco como el ente innovador de una nueva cara de la Iglesia. Y las autoridades de la Iglesia, su jerarquía, especialmente sus obispos están atentos a su propuesta y han decidido llevarlo a la práctica, y nosotros que formamos el gran rebaño lo esperamos. Cuáles son las expectativas planteadas en la nueva evangelización, cuales los planes de las conferencias episcopales, de los obispados y parroquias. Pasa los días y los meses y los avances son pocos, no es hora de expresar que las decisiones en la iglesia se toman con calma y cordura, porque la exhortación al cambio que ha proclamado el Papa Francisco desde la Cátedra de Pedro en los diversos discursos no se les puede soslayar. Cuando se invita que los párrocos dejen de ser conservadores de una Iglesia impartidora de sacramentos, y se convierta en revolucionaria y salga a las calles, visite las casas, familias e instituciones, no pueden los párrocos seguir la rutina de abrir los templos y esperar que la gente llegue, tienen que salir en misión organizado a buscar al pueblo, en una visita general y dirigida, que el Pastor no solo lo haga cuando haya visita pastoral a un pueblo, sino que esto se extienda de manera global, de tal manera que el apostolado se ejerza siempre en el tiempo y el espacio                                                                                              Oct 2013